Todos sabemos que aplicar frío o calor para el dolor muscular es muy efectivo y numerosas personas lo hacen cuando se lesionan. Pero, también es cierto que, en muchas ocasiones no sabemos qué es mejor para aliviar el dolor, ¿frío o calor?

Por eso, para sacarte de dudas a lo largo de este post te vamos a explicar qué es mejor para el dolor muscular, ¿frío o calor?

 

Calor para el dolor muscular

Tanto el frío como el calor pueden calmar, pero es conveniente que sepas cuando optar por el frío o cuando optar por el calor contra el dolor, ya que no es lo mismo acabar de hacerse una lesión o tener dolores de una lesión de hace unos días.

Si tu caso es que tienes dolores desde hace unos días, lo más adecuado es aplicar calor para el dolor muscular.

Cuando aplicamos calor en la zona estamos realizando una termoterapia. El calor dilata los vasos sanguíneos y nos ayuda a aliviar el dolor y a tener una mejor circulación. Pero no solo eso, sino que también contribuye a una recuperación de la movilidad muscular y articular.

Al aplicar calor en la zona mejoramos la rigidez muscular, aumentando la elasticidad del tejido y relajando los músculos para reducir así las molestias.

Por lo tanto, aplicamos calor para el dolor muscular cuando tenemos una contractura, rigidez o dolor muscular.

¿Cómo lo aplicamos? Mediante paños calientes, bolsas de agua caliente, esterillas o mantas eléctricas.

frio dolor muscular

Frío para el dolor muscular

Si te acabas de hacer una lesión es importante que te apliques frío. A lo largo de las 48h desde la aparición del dolor, es conveniente aplicar frío en la zona para aliviar la zona.

Al aplicar hielo en la zona de la molestia lograremos un doble efecto: que los vasos sanguíneos se cierren y que descienda la temperatura de la zona.

Cuando aplicamos frío en una zona recientemente lesionada, reducimos la inflamación. Por eso, aplicar frío en esguines, fracturas, sobrecargas, golpes, luxaciones torceduras o tendinitis es la mejor opción.

Aplicar frío ayuda a desinflamar, calmar el dolor, favorece la recuperación y reduce la contractura muscular.

Hay varias maneras de aplicar frío sobre la zona afectada: una almohadilla fría, bolsas de agua helada, cubitos de hielo, etc.

Eso sí, es importante tener en cuenta que, tanto si se aplica frío o calor para el dolor muscular, no hay que hacerlo directamente sobre la piel.

Tampoco hay que excederse en el tiempo de aplicación, ya que puedes quemarte o dejar de tener sensibilidad en la zona en el caso de aplicar frío.

 

Entonces, ¿frío o calor para el dolor muscular?

La diferencia entre aplicar frío o calor para el dolor muscular está en que si la lesión se ha producido hace menos de 48 horas o si ya se trata de un dolor que se lleva padeciendo hace días.

Por último, comentarte que los masajes siempre son una buena solución para aliviar el dolor, siempre y cuando vayan acompañados de una crema adecuada para tratar cada situación.

Si necesitas aplicar calor, nuestra crema de calor para dolor muscular Bonflex® Xtra Hot Cream es la mejor solución. Sus ingredientes naturales y aceites esenciales logran crear una sinergia consiguiendo un efecto calor intenso que ayuda a mejorar la micro-circulación.

En el caso contrario, si necesitas hacerte un masaje con una crema especial de efecto frío, desde Bonflex te recomendamos Bonflex® Ice Gel, ideal para favorecer la recuperación y proporcionar una sensación de bienestar y frescor intenso de manera inmediata.

 

 

Revisado por: Ana M.ª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

Recent Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close