Todos alguna vez hemos tenido dolor de rodilla, y es que los problemas en las rodillas constituyen una de las principales causas de consulta médica en España. Los problemas en esta articulación pueden limitar seriamente la capacidad funcional de quien los padece, por el dolor y la incapacidad de movimiento.

El organismo sufre un desgaste continuo, especialmente las articulaciones, siendo una de las principales causas el dolor de rodillas. Algunos desequilibrios en nuestro peso y el paso del tiempo son algunos factores que afectan a nuestras rodillas.

Es un dolor bastante común, y además, los sobreesfuerzos diarios no ayudan, ya que pueden provocar lesiones en rodilla que van desde la artrosis o artritis, a lesiones de menisco y ligamentos cruzados, incluso a veces pasando por un desgaste de la cara posterior de la rótula.

La buena noticia es que este dolor de rodilla se puede prevenir. Como sabemos de su existencia, en este post vamos a explicarte cómo prevenir el dolor de rodilla y todo lo que debes saber para poder esquivar este problema.

Partes de la rodilla

La rodilla no es solo la articulación más grande del cuerpo humano, sino también la más compleja. Y es que está formada por distintos huesos, tendones, meniscos y ligamentos, cada uno de ellos desempeña una función muy específica, y permiten tanto la locomoción como el mantenimiento de la integridad de la pierna.

Conecta los dos principales huesos de las piernas: el fémur y la tibia. Gracias a los movimientos de flexión y extensión que permiten las estructuras que la conforman, la rodilla es indispensable no solo para movernos, sino para soportar nuestro peso corporal y mantener la integridad de todo el tronco inferior.

A continuación, te enumeramos las 14 partes de las rodillas:

  • Fémur: es el hueso más largo y fuerte del cuerpo humano.
  • Tibia: es uno de los huesos que junto con el peroné constituyen el componente óseo de la región del tronco inferior por debajo de la rodilla.
  • Peroné: es el hueso próximo a la tibia.
  • Rótula: es el único hueso exclusivo de la rodilla, situado en el centro de la rodilla y en la parte más externa.
  • Menisco externo: es el cojín de fibrocartílago localizado en la parte más externa de la rodilla.
  • Menisco interno: está situado en la parte más interna de la rodilla y cumple con la misma función que el externo.
  • Ligamento lateral interno: se encuentran fuera de la articulación y conecta de manera fuerte la parte inferior del fémur con la parte superior de la tibia en la cara interna de la rodilla.
  • Ligamento lateral externo: también se encuentra fuera de la articulación y sigue conectando con la parte inferior del fémur. Los esguinces y desgarros son frecuentes.
  • Ligamento cruzado posterior: la función de los ligamentos cruzados es la de evitar que el fémur y la tibia se separen.
  • Ligamento cruzado anterior: asegura que el fémur y la tibia se mantengan unidos y que la rodilla no realice una extensión demasiado prolongada.
  • Ligamento tibioperoneo: está localizado en la rodilla, pero no une el fémur con la tibia, sino la. Tibia con el peroné.
  • Tendón rotuliano: es un cordón fibroso que une los músculos de la pierna que hay por debajo de la rodilla con la rótula. Su función es transmitir la fuerza muscular a la rodilla para que podamos extenderla al correr, saltar, caminar.
  • Tendón del cuádriceps: cordón fibroso que une el cuádriceps con la rodilla, anclándose a la rótula. Tiene la misma función que el rotuliano.
  • Tendón del bíceps femoral: otro de los músculos importantes de la pierna, suelen aparecer lesiones frecuentes en deportistas de élite.

Lesiones de rodillas más frecuentes

Las lesiones de rodilla suelen ser varias, pero casi siempre las mismas. Aprovechamos para enumerarlas:

  • Esguince de rodilla.
  • Desgarro.
  • Lesión de menisco.
  • Bursitis de rodilla.
  • Uso excesivo de la rodilla.
  • Lesiones en los ligamentos de la rodilla.

¿Qué hacer para prevenir el dolor de rodilla?

Si te preguntas cómo prevenir el dolor de rodilla sigue leyendo porque te lo explicamos. Como todo, el ejercicio es la manera más eficaz de prevenir el dolor de rodillas. La práctica de algunos deportes como el running, la natación o el ciclismo fortalece las rodillas.

Pero en caso de no poder hacer este tipo de deportes se puede optar por hacer ejercicios efectivos para evitar el dolor de las articulaciones en rodilla sin tener que salir de casa:

  • Realiza zancadas o lunges.
  • Ejercicios de rodillas al pecho.
  • Sentadillas.

Otros consejos para prevenir lesiones de rodilla y evitar el dolor de rodillas son: prestar atención a la dieta para controlar nuestro peso y mantenerlo, mantener un buen tono muscular, elegir el calzado adecuado, recurrir a las rodilleras en caso de que sea necesario y si sientes mucho dolor acude a tu médico.

También dispones de Bonflex® Colágeno para cuidar tus articulaciones. Tanto si eres deportista como si no, incorporar estas cápsulas a tu dieta diario es una buena forma de acabar con el dolor de rodillas que padezcas.

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close