La artrosis es una enfermedad articular que afecta a la mayoría de personas de edad avanzada y se manifiesta principalmente en cuatro áreas: rodilla, manos, cadera y columna. Descubre qué síntomas y limitaciones presenta cada una en este artículo.

Qué es la artrosis y cuáles son sus causas

La artrosis es una enfermedad reumática que se debe al desgaste del cartílago articular. El contacto entre los huesos provoca inflamación, dolor y pérdida progresiva de la movilidad.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) expone que la artrosis es la enfermedad articular más frecuente en España y estima que más de 7 millones de personas mayores de 20 años padecen artrosis de rodilla, mano o columna.

Además, datos de la  Organización Mundial de la Salud reflejan que casi el 30% de la población mundial mayor de 60 años presenta artrosis y el 80% de ésta sufre limitaciones en el movimiento. La Organización prevé que el aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población harán que la artrosis se convierta en la cuarta causa de discapacidad en el año 2020.

Causas de la artrosis

Pese a que las causas de la artrosis son desconocidas, existen una serie de factores de riesgo relacionados directamente con el deterioro progresivo de las articulaciones:

  • Edad: el desgaste de las articulaciones suele manifestarse a partir de los 50 años y se agrava a medida que se envejece. Para estos casos, es recomendable seguir un tratamiento que ayude a mejorar la funcionalidad articular y reducir las molestias articulares como Bonflex Artisenior con Fortarthron®.
  • Genética: las alteraciones hereditarias afectan a la forma o la estabilidad de las articulaciones. Por ejemplo, las personas con rodillas en forma de paréntesis tienen más posibilidades de desarrollar artrosis de rodilla por el reparto irregular de la carga sobre la articulación.
  • Menopausia: la disminución de los niveles de estrógenos que se produce con la llegada de la menopausia puede afectar al desarrollo de la artrosis.
  • Obesidad: a mayor peso, mayor sobrecarga de las articulaciones. El aumento del peso corporal influye en el desgaste articular, especialmente en la columna, caderas y rodillas. Para evitar la aparición de la artrosis, es recomendable realizar ejercicio aérobico a diario y mantener una alimentación saludable.
  • Otras enfermedades reumáticas: algunas enfermedades que también alteran las articulaciones como la artritis, dañan el cartílago de manera precoz provocando una artrosis temprana.
  • Lesiones: los deportistas y las personas que realizan trabajos con movimientos repetitivos tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis ya que sobrecargan las articulaciones.

Tipos de artrosis según la zona afectada

– Columna: según la SER, la artrosis de columna puede desarrollarse en el área lumbar o cervical afectando a un 15% y a un 10% de la población española respectivamente. En el primer caso, se manifiesta con rigidez y limitación de la movilidad. Generalmente, el dolor se localiza en la propia columna lumbar, aunque en ocasiones se produce dolor “irradiado”, es decir, que se propaga a las zonas próximas como muslos o nalgas. En el caso de la cervicoartrosis el dolor se concentra en la zona del cuello. No obstante, ambos tipos de artrosis pueden ser asintomáticos y se diagnostican de manera fortuita al realizar radiografías de columna por otros motivos.

– Rodilla: es el segundo tipo de artrosis más frecuente ya que afecta a un 13% de la población en España. Ésta se distingue entre la artrosis de rodilla primaria, relacionada con el envejecimiento y la genética; y la secundaria, que se produce por una lesión previa. La artrosis de rodilla afecta a la parte interna y/o frontal de la rodilla y su evolución puede desarrollar cojera.

– Manos: en España la sufren un 7% de los ciudadanos y suele ser más común en mujeres. Este tipo de artrosis se origina en una articulación y posteriormente se extiende al resto de la mano. Además, impide realizar tareas cotidianas ya que afecta a la funcionalidad de la mano y a las articulaciones, que pueden desviarse y llegar a deformar los dedos.

– Cadera: la artrosis de cadera es la menos común, ya que la sufren alrededor de un 5% de la población española. Aunque es más frecuente en personas de edad avanzada, también puede originarse en personas jóvenes. Habitualmente, se localiza en la zona de la ingle y la parte interna del muslo, aunque en algunos casos se puede reflejar en la rodilla. El dolor se manifiesta al caminar, al subir o bajar escaleras y en los periodos largos de reposo.

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close