¿Quién no ha tenido alguna vez un calambre muscular? Los calambres musculares suelen durar segundos o pocos minutos, pero hay casos en los que la contractura y el dolor se prolongan por mucho más tiempo.

Los calambres musculares muchas veces no avisan y el riesgo de sufrirlos es alto cuando hacemos ejercicio, en especial cuando exigimos a nuestro cuerpo el máximo esfuerzo. Pero, ¿qué es un calambre muscular? En este post te contamos todo lo que debes saber sobre los calambres musculares.

¿Qué es un calambre muscular?

Los calambres musculares son espasmos dolorosos que pueden suceder durante o después de hacer ejercicio. El músculo se endurece y se contrae sin que podamos relajarlo.

Lo más normal es que tengamos que dejar de hacer lo que estamos haciendo por unos instantes hasta que se alivie el dolor, puesto que es un dolor muy intenso e incómodo que nos impide seguir haciendo ejercicio.

El dolor, como ya hemos mencionado, suele calmarse a los segundos o después de unos minutos. Aunque ocasionalmente puede durar 15 minutos o más. Los calambres no tienen ningún efecto grave a largo plazo.

Cualquier músculo puede sufrir un calambre, los más comunes son los que están en las piernas como el gastrocnemio, o más comúnmente llamado “gemelo”, y los del muslo, tanto el cuádriceps como el tendón de la corva.

Causas de los calambres musculares

Las causas exactas de los calambres musculares hasta el momento aún se desconocen, pero, a continuación, vamos a explicarte algunos escenarios en los que se producen frecuentemente.

  • Realizar un esfuerzo excesivo (distensión o uso excesivo de un músculo).
  • No beber lo suficiente que lleva a una deshidratación.
  • Falta de buen estado físico.
  • Falta de electrolitos (sodio proveniente de la sal) ya sea en la dieta o por una pérdida de electrolitos debido a la sudoración.
  • Flujo insuficiente de sangre hacia los músculos.
  • Hacer ejercicio cuando hace mucho calor.
  • Correr con una técnica incorrecta.

Algunos médicos creen que la principal causa de los calambres podría ser el esfuerzo físico, ya sea por hacer ejercicio más tiempo del habitual o a mayor intensidad. De ahí, que sea más común tener un espasmo muscular cuando se termina una actividad larga o exigente como una maratón, o después de un ejercicio muy intenso.

¿Qué hacer cuando aparecen los calambres musculares?

que es un calambre muscular-causasComo sabemos que los calambres musculares son muy frecuentes vamos a darte algunos consejos para que sepas qué hacer cuando los tengas.

Lo más inmediato, como se puede ver siempre cuando los futbolistas lo sufren, es dejar de hacer ejercicio y estirar el músculo hasta que se relaje. Mantenerlo estirado hasta que se haya parado el espasmo muscular.

También se puede optar por poner hielo sobre el músculo afectado, ya que alivia si los músculos están sensibles y adoloridos. Para ello es conveniente usar una bolsa de hielo o hielo envuelto en una toalla. Evitar aplicarlo directamente sobre la piel, porque puede dañarla.

Otro consejo que funciona muy bien es ingerir agua o bebidas energéticas para mejorar la hidratación y recuperar los líquidos que se han perdido y masajear suavemente el músculo.

 

 ¿Cómo evitar los calambres musculares?

como evitar los calambresComo se suele decir, más vale prevenir que curar, es importante saber cómo evitar los calambres musculares. Así que sigue leyendo porque te lo contamos a continuación.

1.   Calentamiento

Un leve calentamiento antes de hacer cualquier actividad intenso ayudará a preparar los músculos para el esfuerzo al que será sometido. Este debe consistir en el estiramiento de los gemelos, los músculos del muslo y los pies.

2.   Entrenamiento

Si queremos avanzar en el entrenamiento y dar cada vez más de nosotros, es importante intentar aumentar la intensidad y la duración del entrenamiento de manera gradual. De este modo, nuestro cuerpo tendrá tiempo de adaptarse al aumento de actividad.

3.   Hidratarse correctamente

Beber suficiente agua antes, durante y después del ejercicio, en particular cuando se lleva a cabo el ejercicio en altas temperaturas atmosféricas.

4.  Mantener una alimentación saludable y balanceada

La alimentación es otro factor muy importante para evitar los tirones musculares.

El grupo internación de salud BUPA resalta la importancia de mantener los niveles correctos de electrolitos en el cuerpo dado su rol como reguladores del sistema nervioso y la función muscular.

5.   Utiliza un gel de masaje efecto frío

Antes de la actividad física es bueno aplicarse un gel de masaje con efecto frío, ya que prepara la musculatura antes de la actividad física y favorece su posterior recuperación, proporcionando una sensación de bienestar y frescor intenso de manera inmediata.

Si nunca has usado ningún gel frío aconsejamos nuestro Bonflex® Ice Gel. Su fórmula combina extractos botánicos con ingredientes de origen natural que consiguen refrescar y revitalizar la zona afectada.

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close