El ser humano tiene alrededor de 400 articulaciones. Seguro que todos alguna vez hemos tenido dolor articular en alguna zona de nuestro cuerpo, como el dolor articular en las manos y los pies, muñecas, dolor de codos, o dolor de rodillas. Y es que, con el paso de los años, el dolor de articulaciones puede afectar a la calidad de vida de las personas.

El dolor articular, suele ir acompañado de rigidez, dolor a la palpación e inflamación y suele durar durante dos o más semanas. Puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones.

Para saber un poco más sobre estos dolores, a continuación, te vamos a explicar qué es el dolor articular, sus causas, síntomas y cómo tratarlo.

¿Qué es el dolor articular?

El dolor articular puede afectar a una o más articulaciones. Es el trastorno más común que afecta al sistema musculoesquelético. Ataca a las articulaciones, las encargadas de dar movilidad a los huesos de diferentes partes del cuerpo, como, por ejemplo, los tobillos, las rodillas, la cadera, entre otras.

Este dolor se presenta en forma de pinchazo, dolor agudo, rigidez e inflamación en la articulación afectada y genera limitaciones en los movimientos que pueden afectar a nuestra calidad de vida.

No debemos dejar pasar por alto, que, según las características, el dolor puede derivar en enfermedades como la artritis, o artrosis, entre otras.

Causas del dolor articular

chica con dolor en la muñeca

Como ya hemos mencionado, puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones. Pero las causas más frecuentes del dolor de articulaciones es la artrosis, los esguinces o las fracturas derivadas de lesiones o accidentes.

Además, existen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer dolor articular, como, por ejemplo:

 

 

  • Daños en la articulación por lesiones o intervenciones quirúrgicas anteriores.
  • Antecedentes familiares
  • Nuestra estructura anatómica de las articulaciones afectadas.
  • La obesidad.
  • La edad
  • Cristales en la articulación: gota.
  • Bursitis.
  • Enfermedades autoinmunitarias como la artritis reumatoidea.
  • Osteoartritis.

Entre las articulaciones más afectadas podemos destacar las rodillas como la mayor incidencia, seguido de la columna vertebral y por último las manos.

Síntomas del dolor articular

El dolor articular puede aparecer de varias maneras. Puede comenzar sin razón aparente o durante un movimiento específico. Puede presentarse de manera gradual o repentinamente, disminuir o persistir en reposo e incluso permanecer por un corto o largo plazo de tiempo.

Pero no solo eso, sino que puede venir acompañado por varios síntomas diferentes que pueden afectar a nuestro día a día:

 

  • Hinchazón/inflamación.
  • Enrojecimiento de la zona afectada.
  • Pérdida de flexibilidad y movilidad.
  • Rigidez articular, a menudo después de un periodo de inactividad o al despertar por las mañanas.
  • Dolor con el movimiento.
  • Mayor sensibilidad.

Tratamiento

Este tipo de enfermedades al ser crónicas se tratan de diversas maneras. Lo primero que suelen hacer los médicos es mediante una prescripción de analgésicos (paracetamol u otros derivados) reducir el dolor.

Para las lesiones menores, se recomienda aplicar una compresa fría o hielo, y luego descansar, elevar y comprimir la extremidad afectada con un vendaje.

En caso de que el dolor sea causado por una inflamación u osteoartritis, se recomienda aplicar calor, ya que mejora la circulación sanguínea aliviando así la articulación.

Si el dolor articular es causado por una afección más grave, el especialista prescribirá analgésicos además de tratar la afección subyacente.

Algunos ejercicios de fisioterapia pueden ayudar al fortalecimiento muscular con el fin de evitar que empeore la afección y recuperar y mantener la movilidad. El ejercicio idóneo para esta afectación son los ejercicios acuáticos, ya que las articulaciones no necesitan soportar el peso corporal dentro del agua.

En casos muy extremos se puede recurrir a una cirugía. Algunas articulaciones son reemplazables mediante cirugía y con la intervención quirúrgica aliviamos el dolor y recuperamos la movilidad.

¿Cómo prevenir el dolor de articulaciones?

Para proteger las articulaciones podemos echar mano de las siguientes medidas:

  • Seguir una dieta saludable.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • No exceder el límite del sobrepeso.
  • Evitar el tabaco y no abusar del alcohol.
  • No realizar esfuerzos innecesarios.
  • Intentar dormir 8 horas.
  • Mantener la salud de las articulaciones realizando calentamientos adecuados antes de practicar deporte.

Es fundamental, además, tomar suplementos como Bonflex® Recovery Collagen, una solución específica para cuidar las articulaciones.

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close