El cuerpo humano se compone de huesos y estos requieren de las articulaciones para sus movimientos por lo que resulta muy importante saber cuáles son las articulaciones del cuerpo humano, para qué sirven, qué tipos de articulaciones tenemos y cómo prevenir el dolor en las mismas.

Para ello, a continuación, te vamos a explicar qué son las articulaciones del cuerpo humano y todo lo que debes saber de ellas.

¿Qué son las articulaciones y cuáles son sus funciones?

En el cuerpo humano, las articulaciones son estructuras que conectan dos o más superficies óseas. Facilitan los movimientos mecánicos, aportan elasticidad y sirven de unión entre huesos, huesos y cartílagos o entre el tejido ósea y los dientes.

Por lo tanto, las funciones más importantes de las articulaciones son:

  • Mantener unidos los huesos del esqueleto.
  • Facilitar el movimiento del cuerpo para poder caminar, correr, sentarse, elaborar cosas con las manos, entre otras actividades.

Las articulaciones en conjunto con otros tejidos importantes permiten el movimiento del cuello, de las rodillas, de los brazos y hombros, de los dedos de manos y pies, de la cadera, entre otros, con excepción de los huesos que forman el cráneo. Aunque el cráneo esté conformado por articulaciones, su movimiento es casi nulo.

Tipos de articulaciones

El cuerpo humano está compuesto por 360 articulaciones que pueden clasificarse en varios tipos de articulaciones según su estructura o según su función.

Según su estructura, se clasifican dependiendo del tejido que las une:

Fibrosas

Compuestas por fibras de colágeno.

Cartilaginosas

Compuestas por bandas de cartílago que se conectan a los huesos.

Sinoviales

Conectadas por un tejido denso e irregular que forma una cápsula con un líquido que permite que los huesos se articulen.

Según su función que se clasifica en base a la movilidad que aportan al cuerpo:

  • Sinartrosis: inmóviles y rígidas.
  • Anfiartrosis: que pueden realizar movimientos leves y se caracterizan por ser cartilaginosas.
  • Diartrosis: que pueden realizar movimientos de flexión y extensión.

Los componentes de una articulación son el cartílago, la membrana sinovial, los ligamentos, los tendones, las bursas (bolsas de líquido que ayudan a amortiguar la fricción), el líquido sinovial, el hueso y el menisco.

A menudo puede ocurrir que aparezcan molestias, por eso vamos a explicar a continuación cómo prevenir el dolor en articulaciones.

¿Cómo prevenir el dolor en las articulaciones?

Ante el envejecimiento y la predisposición genética no hay nada que podamos hacer. Pero sí podemos controlar y poner en práctica algunos hábitos saludables para preservar el bienestar de las articulaciones y retrasar la aparición del dolor durante el máximo tiempo posible. Te lo explicamos.

Realizar ejercicio

Mantener un estilo de vida saludable haciendo ejercicio cada día favorece la movilidad articular y potencia la musculatura. Es más, el deporte protege las articulaciones al fortalecer los músculos que la rodean.

Los mejores ejercicios que se pueden practicar son los aeróbicos sin impacto, como, por ejemplo, caminar en terreno llano, nadar y hacer aerobic en el agua. Correr, saltar o los deportes de contacto pueden suponer un riesgo alto en este sentido.

Mantener un peso corporal adecuado

Cada kilo de más ejerce una presión de 5 kilos extra sobre la rótula al bajar o subir escaleras. El sobrepeso es una de las principales causas de que la enfermedad aumente su desarrollo de forma más rápida.

Por eso, es importante mantenerse siempre sobre nuestro peso adecuado para no tensar demasiado las articulaciones.

Evitar actividades que sobrecarguen las articulaciones

Debemos evitar actividades que sobrecarguen nuestras articulaciones durante un tiempo prolongado como la rodilla, cadera, o tobillos.

Cuando hablamos de actividades que sobrecargan las articulaciones, nos referimos a coger pesos excesivos, practicar deportes que requieran repetidamente gestos atléticos o trabajos físicamente pesados.

En definitiva, para evitar el dolor en articulaciones debemos insistir en ciertos hábitos sin olvidarnos de un descanso correcto, evitar sustancias nocivas (alcohol y tabaco) y mantener una dieta saludable.

Además, es importante reforzar esta dieta con Bonflex® Colágeno. Gracias a este suplemento alimenticio, el cuerpo queda más protegido frente a agresiones internas y, al estar compuesto por ingredientes naturales, tu organismo no se resiente.

Revisado por: Ana Mª Calero Ubieta, Farmacéutica Col. 21022

Recommended Posts

Al continuar utilizando esta web, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close